Warning: A non-numeric value encountered in /usr/home/latortugaazul.es/web/wp-includes/functions.php on line 64 Los amos de los comedores -
FERIA DE SAN LUCAS 2015

Los amos de los comedores

Aquello de que los españoles dejan de comer antes que de pagar la hipoteca tenía algo de cierto. En los años de plomo de la crisis, las becas de comedor se redujeron hasta en un 40%, los hospitales ajustaron la cuenta con la que alimentaban a sus enfermos, las empresas dejaron de bonificar los cheques-restaurante de sus trabajadores, los viajeros dejaron de caminar en masa pidiendo sándwiches por las cafeterías de las estaciones de servicio, trenes o aeropuertos. A ese “hermano pobre de la hostelería”, como algunos llaman a las empresas que sirven a grandes colectivos, se le tambaleó la cuenta de resultados, que superaba los 3.000 millones de facturación (cerca de 4.000 millones, estima la patronal).

Quizá a quien todo el mundo pone cara —la del fracaso— sea al empresario Arturo Fernández (Grupo Cantoblanco), al que no había cafetería que se le resistiese. Se le vino abajo un imperio de 120 establecimientos y 3.000 empleados. Otros grupos mucho más grandes y desconocidos se dejaron algunas plumas por el camino y redujeron jornada o salarios. O las dos cosas. En resumen, al universo de la restauración colectiva, un mundo poblado por unas 1.000 empresas pero dominado por 10 gigantes (la mayoría francesas, aunque también británicas o norteamericanas), se le cortó la digestión.

Esa travesía duró de 2008 a 2013. Las ventas cayeron entre un 2% y un 3% cada año, hasta que el país tomó aliento y comenzó a recuperarse el consumo.

mapa_catering_sEn 2014 volvieron las aguas a su cauce: la facturación de las empresas de catering remontó un 2%, hasta los 3.160 millones, según un estudio de BDK Informa, por el mejor comportamiento de segmentos como el hospitalario y la educación, unido al auge de la subcontratación de las comidas en el sector privado. “Todos los operadores hemos vivido la misma situación de los españoles, tuvimos que esforzarnos mucho para mantener la facturación”, reflexiona Alfredo Ruiz-Plaza, director general de Compass Group para el sur de Europa. Su empresa, de capital británico, es la segunda más grande de las que operan en España, con una facturación de 353 millones de euros y 12.850 trabajadores. Hace poco han reemplazado a Cantoblanco en el recinto ferial de Madrid y sirven menús en Google, Nestlé, Telefónica, Petronor, La Caixa o en hospitales como el Clinic de Barcelona. Aunque pocos españoles identifican su marca, cada día cocinan en 1.800 lugares y en temporada escolar dan entre 350.000 y 375.000 comidas diarias. Llevan 50 años en España y van por detrás de Serunión, que desde 2001 pertenece al grupo francés Elior, presente en 13 países.